domingo, 20 de septiembre de 2015

De Caravelle y Convair 990

Relatos de Caravelles y Convair 990 por Denir Camargo desde Brasil.


“La única vez que ví a un avión Caravelle utilizar el paracaídas de frenado fue en Aeroparque, cuando en el año 1964 uno de Aerolíneas Argentinas aterrizó utilizando ese dispositivo en el aeropuerto metropolitano, me asusté con el sonido que provocaba cuando aún permanecía atado al avión luego de aminorar su velocidad, ni bien la máquina lo soltó unas personas corrían a buscarlo para despejar la pista de aterrizaje”.

 Pero otras veces el dispositivo no funcionaba adecuadamente y en algunas ocasiones se producían despistes, como uno ocurrido a otro Caravelle de Aerolíneas Argentinas a fines de los sesenta, la nave procedente de Viedma aterrizó en Aeroparque en momentos que llovía, el paracaídas no llegó a desplegarse completamente y el avión se despistó por cabecera 11 (en esa época la pista del aeropuerto capitalino tenía una orientación distinta), el avión quedó enterrado en el barro y la estación aérea estuvo cerrada por unas horas. Era mandatorio utilizar el paracaídas de frenado en condiciones de lluvia y pista mojada, el Caravelle no contaba con inversores de empuje.


Ezeiza 19 de enero de 1963 (foto: Juan Carlos Rodríguez)

Otro incidente similar ocurrió en Bahía Blanca cuando otro Caravelle aterrizó en la corta pista del aeropuerto de Villa Harding Green, ver NOTA RELACIONADA.

Continúa diciendo Denir, “En esa época, para los argentinos era muy común ver operar a los Caravelles en aeropuertos con pistas cortas como la de Aeroparque, en Brasil aún sigue siendo un misterio que nunca fue debidamente corroborado, si Cruzeiro do Sul operó alguno en el aeropuerto Santos Dumont de Río de Janeiro, empleados de esa aerolínea afirman que una vez operó un Caravelle pero sin pasajeros, hasta el día de hoy nadie lo comprobó con fotos que atestigüen ese acontecimiento”.

Otro misterio que sí fue develado con una foto que lo documentó fue la demostración de un Convair 990 operando desde la pista del aeropuerto Congonhas de Sao Pablo.

Avión Convair 880 erróneamente decorado como Convair 990 con los colores de Real Aerovías

Denir nos contó, “Resulta que la empresa Real Aerovías do Brasil había comprado tres aviones Convair 990, pero antes de finalizar la construcción de las naves Real fue adquirida por VARIG que a su vez ya tenía comprados tres aparatos Boeing 707 y no quería recibir los CV-990, por supuesto que Convair no quería que la entrega de las máquinas sea cancelada. Desde hacía tiempo Real venía haciendo grandes desembolsos de dinero pagando las cuotas mensuales de la compra de los CV-990 y la multa por cancelar la operación era muy onerosa, entonces el CEO de VARIG desafió al fabricante Convair y exigió una prueba, que el CV-990 podía operar desde la corta pista del aeropuerto de Congonhas – Sao Pablo”.

“Convair aceptó el desafío y puso en cada asiento del CV-990 paquetes con 70 kgs. de arena simulando el peso promedio normal de los pasajeros, se llenaron los tanques de combustible de las alas, el Convair 990 aterrizó y decoló tantas veces que VARIG tuvo que aceptar la compra de los nuevos aviones!!. Los tres Convair 990 adquiridos llevaron el registro PP-VJE, PP-VJF y PP-VJG”.

Ya con los colores de VARIG, el PP-VJE espera ser entregado en las instalaciones de Convair, Estados Unidos



“ Mi primer viaje en jet fue en el Convair 990 PP-VJG en la ruta Campinas – Viracopos – Porto Alegre – Montevideo – Ezeiza, en la fila opuesta de asientos en la que yo viajaba una famosa vedette norteamericana había adquirido los derechos para ocupar los tres asientos, se trataba de Mamie Van Doren, criticada por la prensa al relacionarla con Marilin Monroe, resulta que  al parecer la mujer bebió durante todo el viaje y cuando la nave hizo escala en Montevideo se bajó pensando que estaba en Buenos Aires!, el show que tenía que hacer en la ciudad argentina esa noche tuvo que posponerse para el día siguiente, todos los diarios argentinos comentaron que la famosa vedette se había bajado “por error” en Montevideo!. La vuelta la realicé en vuelo directo Ezeiza – Sao Pablo – Congonhas en Super Constellation, el vuelo directo tenía un precio menor que el ticket en jet!”.

La vedette norteamericana participó en el film “The blonde from Buenos Aires” en 1961, película también conocida como “Una americana en Buenos Aires” o “Los asesinos las prefieren rubias”, en la que también participaron, entre otros, Carlos Estrada, Juan Carlos Mareco, Nathán Pinzón, Guido Gorgatti y Chela Ruíz. Quizás Mamie Van Doren también viajó al país en el Convair de Real Aerovías do Brasil para promocionar dicha película, luego de participar en otro film en el año 1964 la carrera de la actriz finalizó,  ¿hubiera corrido mejor suerte si volaba a Buenos Aires por Aerolíneas Argentinas?.

Fotos e imágenes: Juan Carlos Rodríguez, archivo Denir Camargo (nota Revista Flap escrita por Mario B. de M. Vinagre)