sábado, 2 de octubre de 2010

Aeronaves hidrantes en la Patagonia



Recientemente, el gobierno de la provincia de Neuquén anunció la compra de dos aeronaves para combatir los incendios forestales en la región. Como promesas no faltan, tratamos de hacer una recopilación de los distintos intentos de crear una "fuerza antiincendios" que se han venido dando a lo largo de los años...
La historia comienza allá por 1950 cuando el Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Nación, en conjunto con la Administración Nacional de Bosques es el encargado de monitorear desde el aire las zonas boscosas de la provincia de Chubut, en busca de posibles incendios, para luego dar aviso a brigadas terrestres que combatirán los mismos.

Algunos intentos mas concretos se producen durante finales de la década del '70, cuando se alquilan por un par de temporadas dos aviones Canadair CL-215, con la promesa que estarían presentes todos los veranos sobre los bosques de la cordillera andina. Basados en Bariloche entre los años 1980 y 1982, desde su intervención rápidamente se notó la disminución de las hectáreas de bosques consumidas así como los daños causados por el fuego, pero como es habitual en nuestro ámbito su uso fue temporal, pues no volvieron a operar en el país. Una de las causas de su retiro fue la falta de pago de las cuotas de alquiler, por desidia de la burocracia nacional, pues el dinero estaba asignado, solo que desviado a otros usos.

Un par de años después, durante los grandes y recordados incendios de 1986/87 en Chubut y Río Negro, el IFONA (Instituto Forestal Nacional) que era el ente encargado de contratar personal y medios para el combate de las llamas alquila un hidroavión Catalina en Chile y dos helicópteros Lama de la Gendarmería, que eran apoyados por otras aeronaves sobre todo en los roles de observación.
Nuevamente, y tras un accidente fatal, la temporada pasa, el fuego también y los planes de armar una flota apagafuegos estable, y con personal capacitado se desvanecen, como miles de hectáreas de valiosos bosques.


Hasta el año 1991, el IFONA alquilaba cada temporada un par de Grumman Ag-Cat, según la necesidad pero a partir de ese año, la falta de presupuesto suspende toda actividad en el organismo. Poco después el organismo es disuelto.

Hacia 1995 la Gendarmería Nacional aporta dos aviones Turbo Porter, equipados con un tanque de 2000 lts de capacidad, ubicado dentro del fuselaje, en la cabina de pasajeros. Estos son basados en la provincia de Chubut, pero son inmediatamente enviados a donde el fuego lo requiera.


Los restantes años transcurren en relativa calma, con fuegos menores, hasta que nuevamente un caluroso y seco verano llega, y con él los grandes incendios. En el verano de 1996, numerosos focos destruyen bosques y campos de pastoreo por toda la Patagonia, algunos por causas naturales y otros intencionales, sin que nada ni nadie pueda controlarlos, afectando a mucha gente y llegando inclusive a destruir algunas viviendas. La similitud con aquellos incendios forestales de 1986 era evidente y las consecuencias de aquel todavía podían verse en muchos lugares.


Con prisa, el gobierno nacional sale a alquilar un hidroavión, para apaciguar a la opinión pública y sobre todo a la prensa. Es así que llega a la Argentina un CL-415 (versión turbohélice de los alquilados a finales de los 70's) traído como demostrador por el Ministerio de la tristemente célebre funcionaria Maria Julia Alsogaray, que tras los grandes incendios de 1996 se mantuvo en Buenos Aires, bien lejos del fuego, haciendo demostraciones sobre el Río de la Plata. La máquina, identificada como C-FZYS (msn.2029) retornó a la fábrica luego de algunos meses y muchas promesas de compra.



el M-18B LV-WNX, en el aeropuerto Bariloche, durante el verano de 1997, era uno de los primeros aviones de este tipo importados al país. (fotografía de Fernando Jara)


Durante esa temporada de 1996/97, es también cuando se crea el Plan Nacional de Manejo del Fuego (PNMF), que sobrevive hasta hoy; y cuya parte aérea era originalmente responsabilidad de la Fuerza Aérea (anteriormente las FF.AA. prestaban ayuda cuando ésta era requerida, principalmente en el uso de aeronaves y helicópteros de transporte). Se alquilan varios aviones agrícolas modificados como bomberos (Grumman Ag-Cat y PZL Dromader principalmente) y se envía a la zona un CH-47 Chinook con un gran helibalde construído en el país mas varios helicopteros UH-1H para llevar a los brigadistas hacia las zona de siniestro. Los medios aéreos se distribuyen por todos los aeropuertos patagónicos de la cordillera, Trevelín, Esquel, El Bolsón, Bariloche, San Martín de los Andes, etc.

el Aeroclub El Bolsón, aportaba este Cessna 182 para observación, mientras que el Dromader LV-WNW estaba alerta durante enero de 2005. (fotografías Fernando Jara)


Las máquinas civiles eran provistas principalmente por Italaviation SA y Mercagro SRL, pero después aparecieron otras empresas, como ser Andes Aviación. Poco después se agregan algunos Hughes 500/530, también de la FAA, mas algunas otras aeronaves de privados y aeroclubes según fuera requerido su uso.



Hacia fines de 2000, la provincia de Neuquén anuncia la incorporación de dos CL-415 alquilados a Canadá. Estos operaron solo por esa temporada desde el Aeropuerto Carlos Campos (Chapelco) en San Martín de los Andes. Con la idea de crear un cuerpo aéreo forestal provincial, al estilo del implementado en Córdoba o San Luis, el motivo real de esta operación fue evaluar el uso de estos grandes hidroaviones específicamente construidos para el combate de las llamas en los lagos de la zona. Es sabido que son caros de adquirir y también de operar, pero a pesar de su gran capacidad, al parecer se llegó a la conclusión que para el territorio neuquino es mas apta una flota de varias aeronaves mas pequeñas y terrestres. Los años pasaron, pero las promesas se mantienen.
Los hidroaviones eran los matriculados C-GQBD / 242 (msn.2016) y C-GQBE / 243 (msn.2017), ambos pertenecientes al Gouvernement du Québec / Service Aérien Gouvernemental, y excepto una pequeña bandera argentina en los laterales, mantuvieron sus colores originales.

sendas fotografias que ilustran la operación de los Canadair CL-415 desde San Martín de los Andes. (fotografias de archivo, autor desconocido)


Con la aplicación del PNMF, sumados al reequipamiento de los brigadistas con medios acordes y modernos, y la capacitación permanente de los mismos, la superficie quemada año a año es cada vez menor, lo que lejos de sentar precedente, es considerado aún por muchos políticos de BsAs como un gasto innecesario de dinero.


Dos PZL M18B Dromader haciendo base en El Bolsón durante el verano de 2008. El tanque australiano que se aprecia en primer plano es la reserva de agua. (fotografías de Martín Kubo)




el Air Tractor LV-WZE es reaprovisionado de agua en el AD Chapelco en el verano de 2004.

Hace algunas temporadas que la flota se homogeneizó con Air Tractor y Dromader, las aeronaves mas aptas para estas tareas, mas el apoyo de los infaltables Huey, ahora del Ejército. Cuando llega el verano, se movilizan desde distintas zonas los aviones y el personal, que durante tres a cuatro meses se mantienen en alerta constante.


fotografiados en mayo de 2010 en la ciudad de Neuquén, estos dos PZL (matrículas SP-ZUB y SP-ZUC) pertenecen a los primeros lotes construidos. Luego de un par de meses en el mismo lugar, desaparecieron con la misma celeridad con que llegaron. (Fernando Jara)


Volviendo a los anuncios del gobernador, recientemente estuvieron estacionados en el aeropuerto de Neuquén Capital, un par de M-18B Dromader con matrícula polaca, que bien podrían ser los adquiridos por la provincia. Lamentablemente la falta de información hace que esta versión no pueda ser confirmada, solo el tiempo dirá.

Algunos Accidentes

Como es de esperar en una tarea riesgosa, la operación de los aviones hidrantes no estuvo ajena a los accidentes, y es así que son varios los que "cayeron en cumplimiento del deber". Afortunadamente, la mayoría de estos accidentes fueron sin víctimas fatales.



En enero de 1986, el Catalina CC-CCS / 34 se hundió en el Lago Gutiérrez cuando hacía una corrida para cargar agua, falleciendo uno de sus tripulantes. El hidroavión que se venía reabasteciendo de agua desde el aeropuerto de Bariloche, lo hace ahora desde el lago, por la proximidad del incendio, pero el fuerte oleaje lo hace golpear el agua fuertemente, terminando semihundido. Días después es rescatado y vuelto a Chile, donde es reparado, pero la polémica ya estaba instalada y el Catalina no regresó jamás.



La temporada siguiente, 1988/89, un biplano Ag-Cat impacta contra los árboles durante un vuelo de observación, aunque sin consecuencias para su piloto.

En Diciembre de 1996, otro Ag-cat recibe daños graves cuando aterrizaba en el aeropuerto de El Bolsón, y una fuerte corriente descendente lo hace impactar contra la pista, rompiendo el tren de aterrizaje y arrastrándose por la misma.




El día de Navidad de 2005, el Dromader LV-WNW se accidentó cuando despegaba del Aeropuerto Chapelco, para combatir un incendio en el basural de Junín de los Andes, quedando destuido pero su piloto ileso.


Fernando R. Jara

bibliografía consultada
* libro Los Incendios Forestales en la Argentina.
* libro Bosques del Sur
* diario Rio Negro

5 comentarios:

ModoCharlie dijo...

No había leído la 1a parte de esta interesante nota, así que ahora aprovecho de hacer una acotación: los detalles que manejo sobre el Canso 34/CC-CCS son que el casco habría golpeado un tronco durante la toma de agua en el Lago Gutiérrez. ¿Tienen más detalles para corroborar o corregir esa información?
Saludos,
Álvaro Romero

Anónimo dijo...

Actuelamente a traves del P.N.M.F. se cuenta con 10 aviones hidrantes, compuesto por AT 802, AT602 y Dromaders, como asi tambien con 4 avionesde avistaje. Los Dromaders con matricula SP solo estaban en transito. Pertenecen a empresa polaca alquilados en Chile.
Es de destacar que solo Argentina posee esta cantidad de aviones para combates de incendios en el cono sur.La emprres actual ha realizado control de incendios en Paraguay y Bolivia.Contando con una antiguedad de 11 años.

Linea ALA dijo...

Interesante la información el PNMF que aportas. De que empresa estamos hablando, se puede saber?

Jose Miguel Cristi dijo...

Tengo la información fidedigna del accidente, que me lacontó el piloto del avión (mi padre) a solo días del accidente, tal y como lo cuenta el amigo había un tronco flotando cuando el avión amarizó para abastecerse de agua durante un incendio que combatían, a la velocidad y la altura que se vuela antes del amarizaje, es imposible divisar el lomo de un tronco, que arranco desde la punta del fuselage hasta la prte trasera del asiento del piloto "Luis Cristi Villanueva", el copiloto Marcelo Oxilia que en paz descanse un gran dolor para toda mi familia, era como un hermano de mi viejo, volaron juntos no se cuantas temporadas, innumerables, y muy querido por todos, medio pelado, de estatura media, algo chinchoso y muy picaflor, de un humor incomprable que le hacia llevadera la vida al todos durante estas largas y desgastadoras temporadas.

Jose Miguel Cristi dijo...

Tal y como lo cuenta mi viejo, que el avion se unde y ve a marcelo salir por la escotilla, cuando el trata de abrir su propia escotilla esta se trabó, con fuerza milagrosa no sabe como arrancó la escotilla de la cabina con las manos y logro salir (Hay información confidencial que omitiré) ya en estado de shock tanto nadar y tratar de ayudar a su amigo quien finalmente desaparece de su vista, decide nadar hacia la orilla, sin darse cuenta del agotamiento en el que se encontraba y con el agua de un lago a 4ºC. Comenzó ya a tragar agua cuzndo escucho una voz que le dice "SUBA UNA MANO" mi viejo cuenta que al subir su mano, dejó de existir y se hundió,cuando sintió un "remo" en su palma y que instintivamente apretó. Al ver la foto me doy cuenta que lo que para él fue un remo, era la mano de alguien a quien no conozco, pero que si quisiera conocer para agradecerle eternamente por haber salvado la vida de mi padre. El no recuerda nada, a excepción de cuando aparece en la playa y que una estudiante lo cubriera con su chaleco azul lo que también ayudo en ese momento a evitar mas la hipotermia que lo estaría congelando. Y cuenta también que antes, durante y después del accidente, fue tratado en forma tremendamente agradable, muy acogido y bien recibido por los hermanos argentinos
Si me pudiera alguien poner en contacto con estas personas (las del bote) les estaré muy agradecido. mi correo jm.cristi@gmail.com