martes, 13 de febrero de 2018

Nueva Publicación



Serie Aeronaval N°36 “Douglas C-39 & C-47 Skytrain”.

Para 1946 la Aviación Naval Argentina, alineaba una dotación de verdaderas reliquias aéreas, la mayor parte biplanos de tren fijo, entre ellos los Curtiss CT-32 Condor de transporte. Claramente desfasados, mantenidos en vuelo con gran esfuerzo vista la carencia de repuestos. 

El 16 de Noviembre de ese año, aterrizaba en el aeropuerto “Bernardino Rivadavia” (Morón) el C-47 Skytrain 0117/2-Gt-13 con su fuselaje de aluminio pulido, reluciente. Se inauguraba una nueva época, pero pocos imaginaban el significado de ello. En algo menos de dos años, se incorporaron nada menos que trece Douglas C-47, todos adquiridos en los Estados Unidos, acondicionados como transporte de carga o de 21 pasajeros. Cuatro estaban convertidos por la propia Douglas en el modelo civil DC-3CS1CG. 

La entrada en servicio, se facilitó ya que a mediados de año se habían comprado cinco Douglas C-39, a la empresa AVENSA. Con tal cantidad de aviones de transporte -complementada por cinco Douglas C-54 Skymaster – se crearon tres escuadrillas, que con el tiempo constituyeron el Comando de Transportes Aeronavales. Semejante parque aéreo hizo posible establecer líneas regulares entre todas las bases aeronavales con frecuencias quincenales, semanales y diarias. 

El ”Decetres” fue sinónimo de avión de estación en la lejana Ushuaia, desde donde prestaron servicios invaluables para los habitantes del por entonces pueblo. Durante un par de décadas los C-47 navales, fueron muchas veces el único medio rápido y seguro para llegar con abastecimientos, evacuar personas desde lejanos puntos de la extensa Patagonia, como Lago Argentino, Rio Turbio, Puerto Deseado, Gobernador Gregores, Piedrabuena, Puerto Madryn, etc. Tal fue el aprecio por estos servicios, que la comunidad de Ushuaia solicitó un C-47 naval para preservarlo como monumento. Pero los C-47 de la Aviación Naval cumplieron además infinidad de tareas de índole militar, trabajos de relevamiento aerofotográfico, asistencia en desastres naturales. 

Inclusive, en Enero de 1962 dos C-47 del Comando de Transportes Aeronavales, se transformaron en los primeros aviones argentinos en aterrizar en el Polo Geográfico Sur. Con los años la dotación se fue reduciendo, pero aun con mas de treinta años de servicio en el país, volaron incansablemente durante la crisis austral de 1978. Aún entonces, el C-47 demostró su valor operando con seguridad, desde pistas precarias con su uniforme camuflado. Ha sido una tarea difícil, realizar esta publicación. 

A pesar de los años en servicio, no existe gran cantidad de material fotográfico de los C-39/C-47. Reunir información y datos fidedignos de los mismos, tampoco fue sencillo. En contrapartida, costó resumir la actividad de los C-47 dentro de los limites de las 52 páginas de la monografía. De todos modos, el esfuerzo valió la pena, ya que estos nobles aviones y sus tripulaciones -de vuelo y tierra- merecen que sea contada su historia.

No hay comentarios: