miércoles, 4 de febrero de 2009

Revista Naval 2001


Hace ya 8 años, el 4 de febrero de 2001, se hizo en la ciudad de Mar del Plata la última Revista Naval de la Armada, una suerte de desfile marítimo para cerrar las actividades de un año exitoso. Si bien es una tradición en varios países del mundo, aquí la ultima gran revista se había realizado en enero de 1965, para el presidente Arturo U. Illia, cuando las épocas (y la Marina de Guerra como se la conocía por entonces) eran otra cosa. Prometemos que próximamente ampliaremos sobre esa ocasión de 1965.

Volviendo a principios de 2001, aún la Argentina estaba "como en el primer mundo" y acorde a esto se preparó una exhibición "a todo trapo", con casi la totalidad de los buques operativos, y un despliegue de aviones y helicópteros pocas veces visto estos últimos años. Eran tiempos de adquicisiones y modernizaciones de material, por lo que a muchas naves se las veía por primera vez en público. El entonces Presidente de la Nación, Dr. Fernando de la Rua abordó la fragata Libertad en la Base Naval, adonde llegó en helicóptero (el S-76, H-02) y junto a autoridades e invitados se dirigió a su pocisión privilegiada a 2 millas frente a Cabo Corrientes. Allí el ahora buque insignia, inmóvil entre las olas, fue testigo del pasaje de buques y aeronaves.

Invitada especial era la Prefectura Naval, quien fue la encargada de abrir la Revista con tres guardacostas Mantilla y tres tipo Z-28, mientras que al mismo tiempo sobrevolaban dos CASA 212 (PA-61 y PA-72) y un helicóptero Puma (PA-13), por aquella época el único sobreviviente. A pesar de la distancia y el calor, la gente ya se juntaba desde temprano en las playas y costanera a observar con gran interés, lo que quizás puede ser una ocasión única en la vida.

Por parte de la Aviación Naval, desfilaron al menos un ejemplar de cada modelo en servicio, y en algunos casos hasta 8 aviones en formación (T34C Turbomentor). Algunos helicópteros iban embarcados, caso del ARA Hércules con su nuevo hangar y cubierta de vuelo, que tenía asignado al Sea King 2-H-233, o los destructores clase MEKO con Sea King, Alouette y Fennec según el buque.
abriendo el desfile aéreo, despegaron en formación los dos F28, arriba el 5-T-21 sobre Camet y en la foto debajo el 5-T-20 ya aterrizado en la plataforma.

Luego del paso de casi una veintena de buques (incluidos dos submarinos), le llegó el turno al desfile aéreo, comenzando por un Fokker F28 escoltado por 3 Super Etendard, seguido de otro F28 acompañado por 3 Xavante. Mas atrás venían echando humo dos Orion, acompañados por 3 S-2T Turbo Tracker y 3 Beech 200 respectivamente. Para alguien que nunca había presenciado un desfile aéreo sobre el mar, la sensación a esta altura ya era de plenitud total. Luego, pareciendo mas una nube de mosquitos que una formación de aviones, los 8 Turbomentor hicieron su pasada sobre las autoridades en la fragata Libertad.

Finalmente, los tres Super Etendard hicieron una nueva pasada, esta vez simulando un ataque sobre la nave insignia, maniobrando velozmente a baja altura y cerrando el desfile. Cabe acotar que tanto estos aviones, como los Turbo Tracker y Orion operaban desde la Base Cdte. Espora (Bahía Blanca) a unos 400 kilómetros de distancia, por lo que regresaron a esta luego de evolucionar sobre el Mar Argentino.

Mientras tanto, en el aeropuerto de Camet, se iban juntando aviones, pues adicionalmente al tráfico habitual de la estación aérea, aterrizaron los transportes de autoridades, Fokker, Turbomentor y algunos de los helicópteros (la mayoría de éstos operaron desde la Base Naval, reviviendo aquellas épocas cuando los aviones aterrizaban en sus pistas de pasto).

aunque no participó de la Revista, este Bo105 Super Five de la Policía Bonaerense evolucionó sobre los alrededores de Mar del Plata el 4 de febrero.

Al término del desfile, ya cuando el humo de las chimeneas se perdía en el horizonte, la fragata regresaba a puerto, y para acompañar su entrada, despegaron tres UH-1H de la IMARA. Aunque se dijo en la ocasión que era la primera vez que se mostraban al público, los Huey ya habían tenido su debut en un festival aéreo en Bahía Blanca. Como nota de color, en dos de las máquinas las matrículas aún no estaban pintadas, por lo que solo se los identificaba con un papel pegado sobre el plexiglass. Estos eran los 3-H-304 y 307, arribados recientemente, sumados al 3-H-301 que había llegado a fines de 1999.

en las dos fotos de abajo, pegada sobre el plexiglass debajo del parabrisas se puede observar la matrícula, como única identificación, además de la Bandera Nacional en el botalón.



La Escuadrilla de Vigilancia Marítima se hizo presente desde Trelew con dos B200M Cormorán, modenizados en el país (6-P-44 y 6-P-48), mientras que la Agrupación Aerofotográfica arrimó el F-42, distingible por su color gris mas claro. Los tres operaron desde Camet.

en primer plano el 6-P-48, un "Cormorán" incompleto, pues ya había perdido su rádomo ventral en un incidente en Cdte Espora tiempo atrás. Detrás el fotográfico F-42.
los dos Sea King que participaron fueron justamente los 2-H-233 y 235, perdidos años mas tarde en el incendio del Irizar. Aquí los vemos en el helipuerto de la Base de Submarinos el 4 de febrero de 2001.
el 235 aterriza en Camet, trasladando algunos invitados para su regreso a sus localidades de origen.
el PA-13 jugaba de local en Camet, estacionado en su plataforma habitual.

arribados desde Punta Indio, los 8 Turbomentor en servicio por entonces se estacionan frente al hangar de la FAA, en el sector militar del aeropuerto.


arriba uno de los Orion que participó, estacionado en Cdte Espora, debajo pareja de MC32 a punto de despegar. Aunque la foto es anterior, se trata de dos de los que participaron en la Revista.

dos de los Turbo Tracker participantes, los 2-AS-21 y 2-AS-24 en la plataforma de EPO.

dos de los SUE que participaron, vistos desde sendos Fokker navales. Antes de su salida de Espora, el 3-A-213 había sido "rematriculado" como 3-A-218 a modo de cábala para eludir algunos fallos recurrentes en los últimos vuelos. Al fondo los buques en pleno desfile. Durante el viaje, la cinta blanca aplicada en la nariz se había despegado, dejando ver nuevamente su característica original.


A modo de final, saludando desde el interior del Fennec, mientras se aproxima para un apontaje sobre la cubierta del destructor.





Fernando R. Jara

fotografías del autor, salvo donde se indique

2 comentarios:

walter dijo...

Excelente el blog !! , los sigo siempre. FELICITACIONES !!!

Walter M. Bentancor

Linea ALA dijo...

Gracias Walter, seguiremos esmerándonos!!

Atte.
Gonzalo Carballo
Línea Ala