miércoles, 14 de julio de 2010

Curtiss Cóndor en la Aviación Naval Argentina, ejemplares únicos

Perfil Gonzalo Carballo.

Este avión nació en 1933, y aún en esa época tenía características que hicieron que ya sea anticuado para cuando realizó su primer vuelo, por ser un biplano, la mayor parte entelado (aunque tenía varias partes de metal). La única concesión a la modernidad era el tren de aterrizaje principal que se replegaba dentro de las góndolas motrices.

El Curtiss T-32 Cóndor II o Curtiss Wright CW-4 voló por primera vez el 30 de enero de 1933 y la mayoría de los 21 aviones contruidos en serie fueron usados como transporte VIP para 12 pasajeros. Luego se construyeron otros 8 del modelo BT-32 (bombardero, y algunos equipados con flotadores) los que fueron vendidos a China, Colombia y Peru, y finalmente los 3 de la Aviacion Naval.

Dos aviones se vendieron al U.S. Army en 1933, donde se los identificó YC-30 y volaron hasta 1938. La US Navy tambien empleó dos, denominados R4C-1 a cargo del US Antartic Survey. Estos aparatos, equivalentes al modelo AT-32E, participaron de una expedición a la Antártida en 1933, comandada por el explorador Richard Byrd, aunque este viaje no terminó bien, ya que al menos uno se accidentó y fue abandonado allí... donde todavía existiría debajo del hielo.

Otro cuatro aparatos, versión AT-32, fueron usados con matrícula civil inglesa durante la Segunda Guerra Muncial y estuvieron pintados con insignias de la Royal Air Force, y al servicio de esta.

Pero la excepción fué una versión exclusiva carguera, esta variante era el Curtiss CT-32, única versión militar pura con una gran puerta de carga en el lado de estribor. También se diferenciaban del resto de los modelos porque poseían ventanillas redondas y los motores estaban alojados en góndolas totalmente carenadas.


Foto: archivo Oscar Rimondi.


Se construyeron solamente tres aviones de esta versión carguera, exclusivamente a pedido de la Aviación Naval Argentina. La Armada los recibió en el año 1937 y fueron los últimos tres construidos en la planta que Curtiss tenía en Saint Louis.

Una de las razones por las cuales se compraron fué por el gran volumen de la carga que podía transportar, incluso podía llevar los motores Wright Cyclone en su interior, algo bastante inusual en aquellos años.

Los aviones tenían una tripulación de dos hombres y estaban equipados con dos motores Wright Cyclone R-1820-F52 de 760HP con hélices tripala de paso variable. Pesaba 5.350 kgs. vacío y el peso máximo era de 8.325 kg., volaba a una velocidad de 294 km/h y podía acomodar a 22 soldados equipados u 8 camillas en la versión sanitaria.

Fueron los primeros “grandes aviones de transportes” de la Armada y con ellos comenzó a funcionar el Comando de Transportes Aeronavales, adonde brindaron invalorables servicios en todo el país pero muy especialmente en la Patagonia, territorio a donde volaban principalmente.



Detalle de la góndola motriz y de las ventanillas redondas (Foto: archivo Fernando Jara).


Los Cóndor estuvieron basados primero en Punta Indio y Puerto Belgrano pero luego se transfirieron a la Base Aeronaval Comandante Espora, operaron los vuelos al sur de la Aviación Naval, las líneas “Ala”, “Bote” y “Coy”.

Estos aviones, junto con los de la Aeroposta fueron pioneros en los servicios al sur del país, pero los Curtiss aeronavales fueron los primeros en introducir un servicio semi regular hasta Ushuaia, la ruta más austral del país.

Uno de ellos estuvo configurado como versión pasajeros – paracaidista, otro versión pasajeros y carga (lo que hoy se denomina “combi”) y el tercero como avión sanitario.

En los meses de enero y febrero de 1939 el Curtiss Cóndor 3-Gt-2, realiza vuelos de ayuda en Chile a raíz de un terremoto en las ciudades de Chillán y Concepción, configurado como transporte sanitario y fué el único en su tipo en operar en la zona del desastre. El avión despegó del aeropuerto de Morón (Buenos Aires) el día 28 de enero de 1938, realizó las siguientes escalas, Villa Mercedes (San Luis), Mendoza y llegó a Los Cerrillos (Chile) el 30 de enero, la máquina regresó al país el 12 de febrero de 1938.



Los tres Curtiss Cóndor juntos (Foto: archivo Fernado Jara).

En el mes de noviembre de 1939, el 3-Gt-1 completó numerosos vuelos a la Patagonia, partiendo desde la Base Aeronaval Punta Indio (B.A.P.I.), estos servicios terminaban en Ushuaia, se transportaba pasaje y carga y realizaban escalas en la Base Aeronaval Comandante Espora (B.A.C.E.) – Bahía Blanca-, Trelew y Comodoro Rivadavia.

En marzo de 1940 los aviones identificados como 2-Gt-1 y 3-Gt-1 (sanitario) participaron de las ejercitaciones y revista naval en Mar del Plata junto a otros 52 aviones navales.

En diciembre de 1940 se realizaron vuelos de transporte al sur desde Punta Indio, Comandante Espora, Puerto Madryn, Trelew, Río Gallegos, Río Grande y Ushuaia; servicios a cargo de los aviones 3-Gt-1 y 3-Gt-2.

En 1941 se intensifican los vuelos al sur, como por ejemplo los realizados entre Punta Indio y Trelew cargo del Curtiss Cóndor 2-Gt-2. También durante ese año, se comienza a probar una línea regular de vuelos al sur, entre Punta Indio y Ushuaia con escalas intermedias en San Julián, Puerto Deseado y Río Gallegos.
Los vuelos de prueba continuaron durante abril de 1942, esta vez, entre la Base Aeronaval Comandante Espora y Ushuaia con escalas en Trelew, San Julián, Puerto Deseado y Río Gallegos, siempre a cargo del 2-Gt-2.



Todo reluciente en la B.A.C.E. !! (Foto: archivo Fernando Jara).

Entre los días 16 y 24 de enero de 1944 los aviones 3-Gt-1, 2-Gt-1 y 2-Gt-2 participan en la ayuda a los damnificados por el terremoto en la provincia de San Juan,. Es esa oportunidad las máquinas operaron desde campos auxiliares, pues el aeropuerto estaba destruido, y en esas condiciones realizaron mas de 50 vuelos.

Del 12 al 13 de noviembre de 1944 un Curtiss Cóndor al mando del Teniente Massa y Suboficial Pefaure partió de la Base Aeronaval Comandante Espora (B.A.C.E.) y realizó la siguiente ruta: Neuquén, Bariloche, Comodoro Rivadavia, Santa Cruz, Río Grande, Ushuaia, Puerto Santa Cruz, Comodoro Rivadavia, Bariloche, Neuquén y vuelta a Espora, vuelo de prueba para futuras líneas.

Para el año 1945 los servicios del transporte aeronaval adquirieron cierta regularidad, se realizaban quincenalmente y tenían como destino final a Ushuaia, estos vuelos continuaron durante el año 1946.

Con la implementación del nuevo sistema de matriculación de la Aviación Naval (el actual de cuatro digitos) en 1947, recibieron el lote del 0057 al 0059. Al poco tiempo, uno de estos se accidentó y no volvió a volar dado la cercania de la baja del modelo y la falta de repuestos. Las restantes máquinas estuvieron en servicio hasta el año 1949. Por cierto tiempo de creía que, fueron los últimos Curtiss Cóndor en volar en todo el mundo, pero existen reportes de un modelo BT-32 de la Fuerza Aerea Colombiana volando en 1958!!

Operando en Esquel, nótese las importantes instalaciones aeroportuarias (Foto: archivo Fernando Jara).


Historial de los Aviones
cn. 63 Curtiss CT-32 Condor
0057 / 2-Gt-1, 1-E-301 Avación Naval Argentina 1935, voló entre 1937 y 1947.

cn. 64 Curtiss CT-32 Condor
0058 / 2-Gt-2, 2-Gt-11 Avación Naval Argentina, operó entre 1937 y 1947, dado de baja en 1949. * observado en Morón el 28Ene39 y 12Feb39 Santiago de Chile, desmantelado 1949.

cn. 65 Curtiss CT-32 Condor
0059 / 3-Gt-1, 2-Gt-19 Aviación Naval Argentina periodo aproximado de operación 1937/47, desmantelado 1949.


Gonzalo Javier Carballo

Agradecimientos: Carlos Abella.


Perfil: Gonzalo Javier Carballo

Bibliografía: Enciclopedia Ilustrada de la Aviación Editorial Delta –1984-, Aviación Naval Argentina SS&CC Ediciones -junio de 1984-, Historia de la Aviación Naval, Pablo Arguindeguy –1981-, Revista Mach 1.